Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Nuevos enfoques en la prevención de las enfermedades laborales ¿Cómo investigamos los casos de enfermedades laborales?

Lun, 15/10/2012 - 12:20
JOSÉ MARÍA ROEL VALDÉS Y JERÓNIMO MAQUEDA BLASCO
Debate

Según la OIT, en Europa, la mortalidad por enfermedad laboral es 26 veces superior a la de accidentes de trabajo. A pesar de esta evidencia, a las enfermedades laborales, reconocidas o no reconocidas por la Seguridad Social, no se les presta la misma atención que a los accidentes laborales. Está plenamente aceptado que los accidentes hay que investigarlos y existen diferentes modelos y métodos. Sin embargo, la investigación de las enfermedades laborales sigue siendo la gran olvidada de la actividad preventiva en los lugares de trabajo.

En los últimos años hemos asistido a un proceso de cambio y adecuación en el ámbito legal sobre las enfermedades laborales que plantea con claridad la necesidad de un nuevo enfoque. Así, la normativa vigente de prevención de riesgos laborales establece la obligación del empresario de asumir la investigación de todos aquellos sucesos que originen daños para la salud de los trabajadores o cuando, con ocasión de la vigilancia de la salud, aparezcan indicios de que las medidas de prevención existentes resultan insuficientes (art. 16.3 de la LPRL). La actualización de la lista de enfermedades profesionales y del sistema de notificación a través del RD 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social, marca un nuevo período e incorpora un sistema de declaración informatizado.

Por otro lado, las transformaciones normativas de los servicios de prevención también han incorporado nuevos elementos que fortalecen el desarrollo de su actuación en el ámbito de las enfermedades laborales, al quedar establecida la inclusión en las memorias anuales de los datos de información sobre investigación de enfermedades profesionales y de daños laborales.

Y finalmente, el Real Decreto 843/2011, de 17 de junio, por el que se establecen los criterios de los recursos para la actividad sanitaria de los servicios de prevención, incluyendo el estudio de las enfermedades susceptibles de estar relacionadas con el trabajo, con el fin de identificar sus causas y comunicar aquellas que puedan ser calificadas como profesionales.

En este contexto se evidencia la necesidad de realizar un esfuerzo para elaborar e implantar procedimientos de investigación de las enfermedades laborales. Con este objetivo, un grupo de investigadores y expertos en salud laboral nos planteamos desarrollar un procedimiento de investigación de casos de enfermedades laborales desde la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo del Instituto de Salud Carlos III y el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud Laboral. En este grupo han colaborado profesionales de la Escuela de Medicina del Trabajo de la Universidad Miguel Hernández y del ISTAS –Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud de CCOO–. El proyecto ha servido para diseñar un procedimiento de investigación de los daños a la salud en el trabajo que permita mejorar la identificación de enfermedades laborales y la implementación de medidas preventivas que eviten la aparición de nuevos casos.

El proyecto ha sido dirigido por el doctor José María Roel Valdés, jefe de Servicio de Especialidades Preventivas de INVASSAT en Alicante, y el doctor Jerónimo Maqueda Blasco, director de la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo del Instituto de Salud Carlos III. Ha contado con la participación de un total de 31 expertos, que han presentado los puntos de vista de los diferentes agentes claves en materia de prevención de riesgos laborales. Entre esos expertos han estado representados organismos públicos de las Administraciones autonómicas y del Estado, sindicatos y organizaciones empresariales, sociedades científicas, sociedades de prevención y servicios de prevención propios y ajenos. La aplicación de este procedimiento permitirá establecer las condiciones de trabajo que pueden estar asociadas con la aparición de enfermedades profesionales y relacionadas con el trabajo, así como obtener información sobre los riesgos para poder actuar sobre ellos, en ese puesto de trabajo o en otros con condiciones de trabajo parecidas, donde es probable que se pudieran producir enfermedades similares.

¿Cómo investigamos la enfermedad laboral?

El procedimiento se configura en torno a tres ejes de actuación específicos: la entrevista médico-laboral con el trabajador, partiendo de su propio relato como afectado; el análisis de la documentación preventiva y observación directa del puesto de trabajo y, finalmente, la información obtenida de la observación directa de las condiciones de trabajo.

Se trata de conjugar la información obtenida directamente del trabajador con la información técnica procedente del corpus teórico y científico que se ha desarrollado en materia de prevención de riesgos. El objetivo trata de establecer las causas de la enfermedad profesional o de la enfermedad relacionada con el trabajo. De aquí se podrán deducir las medidas preventivas y/o correctoras que se deberán tomar para evitar nuevos casos. Este tipo de actuación se propone orientar a los delegados de prevención y al personal técnico-sanitario de los servicios de prevención sobre el enfoque del estudio de las condiciones de trabajo que rodean al hecho de la enfermedad laboral.

La elaboración se ha desarrollado en tres etapas. Durante la primera etapa, el equipo de investigación trabajó en el diseño del procedimiento a partir del análisis de experiencias existentes de otros procedimientos aplicados en el ámbito de servicios de prevención, mutuas y empresas.

La segunda etapa se dirigió a la consolidación del procedimiento a través de la realización de un taller de expertos y grupos de discusión que analizó el método diseñado, seguida de un periodo de aportaciones y síntesis hasta consensuar una propuesta común de procedimiento como versión consolidada. Además ha quedado establecido un proceso de mejora continua a través de revisiones periódicas que permita incorporar la experiencia obtenida a lo largo del tiempo.

En la tercera etapa se siguió un proceso de validación mediante el estudio en distintas empresas de 21 casos incidentes de enfermedades laborales, proceso en el que participaron 17 investigadores.

El procedimiento dispone de un documento instructivo que está previsto difundir a través de la página web del INVASSAT . En este documento se describe cada uno de sus apartados, en lo que se refiere a la información que debe contener, recomendaciones sobre posibles fuentes de captura de la información y recomendaciones o aspectos críticos que la persona que investiga debe tener presente. La segunda parte del procedimiento corresponde a un documento de recogida de datos, que ya se puede consultar en la página web del INVASSAT, al objeto que la investigación quede documentada. Cada apartado o subapartado está reforzado por una serie de notas aclaratorias y explicativas que tiene por objeto facilitar y reducir la incertidumbre en este proceso de recogida de la información. Los resultados obtenidos tras la aplicación piloto y validación del procedimiento han mostrado un alto nivel de consenso entre los participantes, que lo han considerado como una herramienta útil para identificar las causas de los casos de enfermedad laboral.

Este alto nivel de consenso obtenido entre los diversos participantes hace que el procedimiento de investigación de enfermedades laborales sea una propuesta metodológica recomendada para su introducción en el campo de la prevención de casos de enfermedades laborales. A partir de ahora se trata de que los diferentes organismos y organizaciones relacionados con la prevención de riesgos laborales lo asuman y lo incorporen a sus actuaciones.

* José María Roel Valdés es médico del trabajo del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud Laboral, y Jerónimo Maqueda Blasco es profesor en la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo del Instituto de Salud Carlos III.