Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Improvisar o aprender

Lun, 15/10/2007 - 12:19
Contra

Durante ocho años el primatólogo español Josep Call y su colega Esther Herrman, que trabajan en el Instituto de Antropología Evolutiva de Leizpig, han estado comparando las respuestas a distintas pruebas de 100 niños de 2 años con las de 100 chimpancés y han llegado a la conclusión de que para resolver un problema los monos improvisan y los niños aprenden.

El experimento consistía en plantear a todos los sujetos, humanos y simios, las mismas pruebas cognoscitivas. por ejemplo, un investigador mostraba como destapar un tubo de plástico para obtener comida o un juguete de su interior. Los niños observaban y copiaban. los chimpancés pasaban del investigador y trataban de romper el tubo a golpes o mordiéndolo.

Parece ser que aquí está una de las grandes diferencias entre nosotros y los primates no humanos: la acumulación de conocimiento a través del aprendizaje social.

A veces, sin embargo, uno tiene la sensación de que algunos Homo pierden el apellido Sapiens en favor del de Troglodytes que es con el que se conoce científicamente a los chimpancés (Pan troglodytes). Este verano ha sido uno de esos en que se evidencia, para desesperación de todos los amantes del progreso social, que aún hay empresarios incapaces de aprender, empeñados en seguir abriendo el tubo a dentelladas. Hemos sufrido por enésima vez muertes debidas a accidentes 'elementales', de esos que sabemos perfectamente evitar, que han ocurrido miles de veces de la misma forma y, además, muchos de ellos en la construcción, centro de todas las advertencias de seguridad desde hace años. Caídas de altura que con un simple arnés no hubieran pasado de un susto, sepultamiento en excavaciones por no haber entibado correctamente, el tristemente consabido accidente de cada verano con varios muertos consecutivos por asfixia en espacios confinados...

Y no me vengan con que son los trabajadores muertos, muchos de ellos inmigrantes y en precario, los que no aprenden. son ustedes, empresarios que organizan el trabajo, quienes deben de aprender de una vez. Hay una razón legal aunque debería ser suficiente con la razón evolutiva. Al fin y al cabo, tienen un cerebro tres veces mayor que el de los monos.