Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

El miedo a protestar como factor de riesgo

Sáb, 15/04/2006 - 12:19
PEX
Contra

Es sabido que en los Estados Unidos los accidentes de trabajo presentan una reducción constante año tras año, lo cual tiene su mérito visto desde un país, el nuestro, cuyas tasas de siniestralidad en 2005 han sido igual de elevadas que las de 1983. Sin embargo, el Departamento de Trabajo norteamericano ha alertado de que en algunos colectivos, en concreto los hispanos, la mortalidad laboral ha aumentado hasta un 10% entre 2003 y 2004, de forma que el promedio de trabajadores hispanos muertos por accidente de trabajo ha sido de 2,4 al día.

Alguien ha intentado buscar explicaciones a esta dramática realidad y ha encontrado algunas. Una es que el idioma 'es una barrera fundamental, ya que impide una capacitación adecuada de los trabajadores hispanos para que conozcan los riesgos laborales'. Otra, que un bajo nivel de educación suele acompañarse de una alta siniestralidad. Pero hay un tercer factor, la obediencia ciega y el 'miedo a protestar'.

Luis Santiago, que así se llama quien tal afirma, ha criticado 'la cultura hispana de la obediencia en la que nunca se quejan ante los empresarios por las condiciones de seguridad', lo cual es debido, según él, a que los latinos 'nunca se oponen en sus países a lo que dicen los padres, profesores o patrones.

Mr. Santiago que es, ni más ni menos, el Director de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) para el sur de Florida (algo así como el jefe supremo de la Inspección de Trabajo), reconoce que el 'miedo a protestar' de los hispanos se alimenta también en el temor a la deportación por se la mayoría indocumentados. No obstante, ha animado a los trabajadores a denunciar las situaciones de riesgo 'sin temer a las inspecciones, ya que nosotros sólo queremos protegerlos, sean documentados o no lo sean'.

Ciertamente la precariedad ligada a la inmigración hace estragos a ambos lados del Altlántico. Pero nos produce una sana envidia no encontrar entre los responsables de nuestras administraciones rotundidades del estilo de las que comentamos. Por eso las hemos traído a colación. Para que cunda el ejemplo.