Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

¿Cómo me lo monto? Claves del buen hacer sindical para los nuevos Delegados y Delegadas de Prevención

Mar, 15/04/2003 - 12:19
REBECA TORADA

Dossier: Nuevos delegados y delegadas de prevención

REBECA TORADA
Hemos preguntado a delegados de prevención veteranos cómo orientarían a una persona que se incorpora por primera vez a las tareas de representación sindical en salud laboral. No existen fórmulas mágicas, las estrategias desarrolladas por unos a veces no son válidas en otros contextos, pero algo parece haber en común entre las distintas experiencias: una buena formación sindical, el respaldo de los compañeros y compañeras en la empresa, una buena predisposición al diálogo y mucha, mucha perseverancia. Estos son los testimonios.

Todos coinciden en que lo primero es formarse y que, para ello, lo mejor es ir al sindicato. No hay que conformarse con la formación que pueda ofrecer la empresa. Se trata de capacitarse para ejercer como representante de los trabajadores, no como técnicos. A partir de ahí, cada cual debe analizar su situación y fijar su estrategia.


“ En las asambleas preguntamos a los trabajadores qué es lo que está mal”

PEDRO GONZÁLEZ. Estarsa, (prefabricados de hormigón). Puebla de la Calzada. Badajoz.

Tienes que tener muy claro lo que debes hacer. Empiezas dialogando: tú ves que algo está mal y le dices al empresario que cuándo va a cambiar eso que está mal y qué tiempo le va a llevar hacerlo. Das un margen y si ves que en un tiempo razonable no ha cumplido hay que denunciarlo, porque está en juego la salud de los trabajadores. Tú no eres un técnico, tienes que decir lo que está mal, luego la empresa será la que tiene que poner los medios y cumplir la ley, poner las soluciones.

En las asambleas les preguntamos a los trabajadores qué es lo que está mal, y los dos miembros del Comité de Salud y Seguridad comentamos cómo abordar los problemas. A través de las asambleas y personalmente en la empresa, es como los trabajadores nos han dado su apoyo. Yo soy un trabajador más, estoy haciendo mi trabajo normal y dentro de mi trabajo observo y pregunto a la gente cuáles son sus condiciones de trabajo, qué es lo que va mal. Como miembro del Comité de Salud y Seguridad también hago visitas con los técnicos designados por la empresa y ahí también veo los fallos. Sobre todo hay que tener mucha perseverancia, porque la empresa no quiere cumplir con lo que pactamos en el Comité y entonces una vez tras otra, hay que ir a la Inspección de Trabajo, incluso hemos hablado con la Consejera de Trabajo. Hay que hablar con todo el mundo. No se ven mucho logros, pero los que se ven, pues ahí están. Hay que seguir sin desanimarse: así es la vida.

 

“ La opinión de las compañeras es la base y con la empresa hay que ponerse muy pesada”

ANA DOMÍNGUEZ, ANTONIA GARCÍA Y ELIZABET JIMÉNEZ. Italco S.A. Polinya, Barcelona.

Tras comunicar a la Autoridad Laboral que eres delegada de prevención y registrar el acta hay que ponerse a trabajar: empezar por mirar los puestos de trabajo, en qué condiciones está toda la empresa y pedir la evaluación de riesgos. Cuando vienen los técnicos nosotras los acompañamos por todas partes: ellos toman sus notas y nosotras las nuestras, porque nosotras hemos hecho cursillos y conocemos la normativa, sabemos qué es lo que hay que hacer. Es importante conocer cómo se hace la evaluación de riesgos y revisar si está bien hecha (para esto contamos con los técnicos del sindicato), controlar si se está actuando sobre las cosas que están mal y valorar si es necesario hacer evaluaciones más específicas.

En nuestro caso tras una evaluación ergonómica, pedimos que se hicieran cursos para las trabajadoras, queríamos que se nos formara en higiene postural, cómo tenemos que sentarnos, cómo tenemos que movernos, cuál es la mejor postura para que tu cervical no sufra. Además pedimos que esos cursos se hicieran cada vez que entrara un grupo de gente nueva. Ahora vamos a iniciar algo parecido con la evaluación de riesgos psicosociales.

La opinión de las compañeras es la base, cuando vamos pasando por los puestos de trabajo le vamos preguntando a ellas cómo creen que estarían mejor. Ellas nos conocen y saben quién somos y qué hacemos. Nos fuimos presentando poco a poco a través de pequeñas asambleas por secciones, porque en las asambleas grandes de toda la plantilla la gente no se abre y a nosotras nos cuesta más expresarnos. 

Para conseguir el buen nivel de negociación que tenemos con la empresa el secreto ha sido ser muy pesadas: ser constantes, no dejarlo, hacer un seguimiento continuo, incluso hasta el agotamiento. Muchas veces tienes que respirar hondo y volver a empezar de cero. El apoyo total del comité de empresa, su implicación, y el sentirnos arropadas por ellas en las decisiones que hemos tomado, ha sido lo que ha permitido realizar este trabajo de la mejor manera.

 

“ En la administración pública la inspección no es muy efectiva, hay que negociar”

IÑAKI ALONSO. Ministerio de Economía. Valencia.

La lucha más grande que vas a tener es con los trabajadores: vas a empezar a pedir y algunos compañeros van a cabrearse, otros te van a dar las gracias. Lo importante es hablar con ellos y yo recomiendo hacerlo uno a uno, personalmente, explicándoles las cosas. Sabes qué trabajadores y cuántos hay en cada departamento, qué problemas tienen y vas viendo qué necesita cada cual. Cuando no sabes cómo se pueden resolver los problemas recurres al sindicato, y allí algún responsable o los técnicos del gabinete te orientan.

Cuando la empresa no quiere actuar, tienes que recurrir a Inspección, pero en la Administración Pública esto no es muy efectivo. Entonces tienes que conseguirlo negociando: por ejemplo una vez nos presentaron un proyecto de nuevo edificio, vimos que faltaban cosas, nos informamos de lo que estaba mal y cómo se tenía que arreglar, ahí el sindicato nos ayudó mucho a prepararnos. El jefe se puso cabezón y le dijimos que la ley dice que él es el responsable más directo y en caso de accidente iríamos a por él penalmente. Eso fue manita de santo, y se solucionó.

 

'Cuando consigues solucionar un problema te da alegría y dices: mi trabajo ha servido de algo”

JOSÉ LUIS SANZ GARAY. Metalúrgicas Aznar. Xirivella, Valencia.

Siempre que he tratado con la empresa mi insistencia fundamental ha sido que invertir en prevención es rentable, que vale más prevenir que curar. Entran con mucha resistencia, pero hemos logrado al menos que se hagan algunas cosas que no requieren de una inversión muy fuerte. 

La participación de los compañeros no es muy activa, pero es constante: vienen a consultarme y son bastante receptivos. Después de los cursos que dan los técnicos del Servicio de Prevención vienen a preguntarme las dudas que no se atrevieron a plantear durante el curso. Tienen confianza en mí y me siento respaldado por ellos. Nuestra actuación ha sido siempre intentar negociar y evitar llegar a la denuncia ante la Inspección de Trabajo, argumentar bien las cosas e insistir una y otra vez. Ante cualquier tema de salud laboral lo primero que hago es hablarlo con los otros dos delegados de personal y si lo creemos conveniente, porque es un tema que afecta a la mayoría de los compañeros, se aborda en las asambleas.

Hay que insistir mucho, ponerte muy pesado. Cuando no consigues una respuesta positiva, muchas veces hay que tomar medidas de presión. En mi caso, hasta ahora no ha sido necesario. Aunque con reticencia han ido dando alternativas que tal vez no han solucionado de raíz el problema pero han hecho que se avance. Yo tomé la responsabilidad como delegado de prevención con ilusión, había problemas importantes y se han ido solucionando poco a poco y eso te da una cierta alegría, dices, mi trabajo ha servido de algo.