Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Casi 20 años de pelea para eliminar la manipulación de cargas

Mié, 15/10/2003 - 12:19
Primer encuentro de delegadas/os de prevención de CC.OO.  
PEDRO GONZÁLEZ Y CARLOS NAVALÓN. Delegados de Prevención
“No existe tecnología suficiente para modificar el puesto de paletero”, nos decían, pero la negociación, unida a la presión y la denuncia, dieron sus frutos y hoy los paleteros de Bimbo ven que sus puestos han mejorado gracias a la implicación de todos, empezando por ellos mismos, que fueron los que detectaron el problema y pelearon para solucionarlo.

La planta de Bimbo de Almansa fue la última que se construyó en España a finales de los años 80 por lo que incorporaba una serie de tecnologías nuevas que permitían mecanizar la mayoría de las tareas de las líneas de producción. A pesar de ello, el puesto de paletero seguía exigiendo una constante manipulación manual de cargas. Los compañeros que realizaban esta tarea denunciaron la situación pidiendo que se actuara para reducir la carga física.

El paletero realiza su actividad al final de una cinta transportadora por la que llegan panes de entre 295 y 1000 gramos a razón de entre 30 y 57 productos por minuto. El trabajador debe poner estos panes en unas bandejas metálicas e introducirlas en carros. Las bandejas llegan a pesar hasta 12 kilos y la altura de los estantes del carro oscila entre 17 y 210 cm lo cual obliga en unos casos a agacharse prácticamente a ras de suelo y a alzar la bandeja por encima de la cabeza en otros. A lo largo de la jornada un paletero podía llegar a levantar más de 20.000 Kg con giros de tronco de más de 60 grados. Solamente estaba prevista una única pausa de 30 minutos en toda la jornada.

El Comité de Empresa se hizo eco de las demandas de los paleteros y planteó en la negociación del convenio colectivo la reivindicación de mecanizar estos puestos. La empresa decía que no había tecnología suficiente para ello. Pasaba el tiempo y los compañeros se quejaban cada vez más, el malestar aumentaba y la dirección continuaba haciendo caso omiso. Desarrollamos una actividad sindical intensa. Se recogieron firmas y nos negamos a hacer horas extras. Negociamos cambios de puesto de trabajo durante la jornada con lo que se mejoraba algo la situación pero esto no era suficiente.

En estas llegó la Ley de Prevención y el Real Decreto de Manipulación de Cargas con su Guía Técnica de aplicación. Ahí encontramos la base legal para identificar bien los riesgos. La empresa presentó la primera evaluación de riesgos, realizada por supuesto sin contar con nosotros, en la que el puesto de paletero se catalogaba como una actividad sin riesgos. Con la Guía Técnica en la mano, y el asesoramiento de dos compañeros del Comité con formación técnica en prevención, hicimos un estudio minucioso del puesto reflejando los riesgos de sobreesfuerzos por diversas causas (peso, trabajo por encima de hombros, rotación de tronco, falta de pausas) y lo comunicamos a la empresa, poniendo al mismo tiempo una denuncia ante el Servicio de Condiciones Laborales de Castilla-La Mancha.

Nos pusimos en contacto directo con el inspector que debía llevar el caso, le acompañamos en la visita a la empresa y la dirección por fin se comprometió a revisar el puesto de trabajo y mecanizarlo. Como resultado se ha sustituido el antiguo carro por un elevador de jaulas. Ya no hay que agacharse ni empinarse, ahora quien sube y baja es el carro, los paleteros lo que hacen es depositar la bandeja a una altura cómoda. Vamos ya por el segundo elevador y la dirección del grupo se ha comprometido a instalarlos en todos los puestos de esas características.