Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Actos inseguros

Mar, 15/04/2014 - 12:20

Actos inseguros

“Todo es cuestión de armonía. Alcanza tus objetivos personales, familiares y de trabajo”. Este es el lema con el que el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) cierra el calendario que nos “regala” este año. Naturalmente, esta armonía depende de uno mismo, de sus hábitos de vida y de su actitud frente a las personas que le rodean o frente al propio trabajo.

Desde el mes de enero hasta el mes de diciembre, sin ser exhaustivos, el calendario del INSHT para 2014 nos recuerda que la salud laboral es cosa de uno mismo, recuperando la doctrina más rancia de los “actos inseguros” y haciendo caso omiso de una premisa sobradamente demostrada en España, en Europa y en el mundo: el origen de los accidentes y las enfermedades laborales está en la organización del trabajo y no son los trabajadores y trabajadoras quienes deciden en qué condiciones trabajan.

Nos aconseja el INSHT, dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que llevemos una dieta equilibrada, una buena higiene personal, eliminemos las adicciones al alcohol y a las drogas, tengamos cierta actividad física, una buena gestión del tiempo de descanso y ciertos hábitos posturales. Y si a esto unimos los procesos de vacunación, una buena conducción hasta llegar al trabajo y cierto apoyo de tu entorno para cuestiones como la maternidad o la integración de personas con discapacidad o VIH, el resultado será un trabajo seguro y una salud laboral a prueba de bomba. ¡Parece increíble, pero es cierto! Estos son los mensajes que en su calendario de 2014 nos envía la máxima institución responsable de la salud laboral en España.

Con este enfoque, que supone un giro inesperado e incomprensible en la actuación que el Instituto viene desarrollando en las últimas décadas, una de las organizaciones públicas de referencia en materia de prevención de riesgos laborales, individualiza la responsabilidad de los accidentes y enfermedades laborales, pone el énfasis en la conducta individual de los trabajadores y trabajadoras, exime a las empresas de su responsabilidad y obvia la importancia que tiene para la salud laboral el propio marco normativo e institucional, en el que se dirime la salud en el trabajo. Es evidente que seguir al pie de la letra lo que nos señala el calendario del INSHT, supone desmontar toda la estrategia preventiva que se viene desarrollando en España y en Europa desde los años 70 y que pone el foco en la transformación de las condiciones de trabajo.

Aconsejamos que, por motivos de salud laboral, no utilicen este calendario y lo destruyan lo antes posible o, por cuestiones medioambientales, simplemente lo reciclen en el contenedor más cercano. Esperemos que el INSHT identifique a los responsables de este desacierto y les explique las nociones básicas de aquello que viene siendo la actuación de la institución desde hace décadas. Esperamos que no haya nadie en el INSHT pensando que, a estas alturas, se puede convencer a los trabajadores y trabajadoras de que la responsabilidad de todo lo que nos ocurre, desde estar en el desempleo o con problemas de salud, es consecuencia solo de nuestros actos individuales.