Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Próximo destino: condiciones más saludables en Tenerife Norte

Vie, 15/07/2016 - 12:20
IVÁN BORGES HERNÁNDEZ* y ROSA ANDRÉS LÓPEZ
Acción sindical

La realidad nos ha acostumbrado a experiencias de intervención frente a riesgos psicosociales cuyos protagonistas son varios representantes de los trabajadores, la versión media de la metodología CoPsoQ-istas21 y empresas de tamaño mediano o grande. Pues bien, en esta ocasión los protagonistas de la historia han cambiado.

MULTIANAU S.L. es una empresa que ofrece todo tipo de servicios de limpieza, mantenimiento y conservación de edificios, jardinería, etc., a entidades, organismos públicos y otras empresas, como el aeropuerto de Tenerife Norte, donde se ocupa de los servicios de limpieza y recogida de carros para las maletas. En este centro cuenta con 17 trabajadoras y un solo delegado de personal y prevención, Luis Iván Jorge Alonso.

Tras una denuncia a la Inspección de Trabajo por exceso de trabajo, esta requiere urgentemente la evaluación de riesgos psicosociales y ergonómicos. La empresa, sin consultar ni dar información sobre las metodologías a utilizar, comunica al delegado que el servicio de prevención va a realizar la evaluación ergonómica y psicosocial en el centro de trabajo, derivado del requerimiento de la Inspección. El delegado, tras asesorarse en el Gabinete de Salud Laboral de CCOO, comunica a la empresa que la actuación que pretende llevar a cabo es inadecuada y solicita posponer la acción que tiene prevista e insta a una reunión para preparar el proceso de evaluación tanto ergonómico como psicosocial. Propone como método de evaluación de los riesgos psicosociales el CoPsoQ-istas21 versión corta (para empresas de menos de 25 trabajadores), por cumplir los requisitos técnicocientíficos y legales.

Paralelamente se reúne con la ITSS para explicar las intenciones de la empresa, haciendo ver la importancia de que las evaluaciones se realicen con todas las garantías metodológicas y legales. Solicitando, a su vez, que se amplíe el tiempo proporcionado a la empresa para el cumplimiento del requerimiento con el compromiso de informar de todos los acuerdos alcanzados y su cumplimiento. La Inspección accede y amplía el plazo del requerimiento. El delegado propone a la empresa el método de evaluación y el procedimiento a seguir, y explica los términos de la reunión mantenida con la Inspección de Trabajo. A partir de este momento destaca el compromiso mutuo de alcanzar un consenso sobre medidas preventivas para eliminar los riesgos que se identifiquen en la evaluación. Se realiza una asamblea con todo el personal explicando el proceso, calendario a seguir y cómo participar en todo el proceso de intervención: primero rellenando el cuestionario y posteriormente colaborando en la interpretación de los resultados y elaborando la propuesta de medidas preventivas. La totalidad de la plantilla responde el cuestionario y los resultados confirman altas exigencias cuantitativas y un ritmo de trabajo elevado, que ya denunciaba el delegado. Tras la consulta a las trabajadoras, se presenta una serie de propuestas para reducir la carga de trabajo basadas en el aumento de la plantilla y en la reorganización de la limpieza del aeropuerto. En la actualidad se han implementado ambas medidas preventivas.

Reseñable es el papel de mediación que hace el delegado entre empresa e Inspección de Trabajo, consiguiendo mejorar las condiciones de trabajo. La participación de la representación legal de los trabajadores en el proceso de intervención psicosocial permite que se desarrolle con garantías; su presencia genera la suficiente confianza que predispone a la participación. AENA es la empresa principal y es quien establece las condiciones de limpieza, así que las demandas también se trasladaron a esta.

El proceso de evaluación se realizó con la versión corta del método CoPsoQ-istas21, porque en los centros de trabajo pequeños, la identificación, valoración, localización de las exposiciones, la determinación de los orígenes e identificación y las propuestas de medidas preventivas y su implementación requieren procesos más simplificados, pero el rigor metodológico, la participación de los agentes y el cumplimiento de la legislación se tienen que garantizar igualmente.

*Iván Borges Hernández es técnico de prevención del Gabinete de Salud Laboral de CCOO en Tenerife.