Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Poniendo freno a las irregularidades de las mutuas

Sáb, 15/10/2016 - 12:19
CARMEN MANCHEÑO
Acción sindical

A instancias de CCOO, la Seguridad Social envía una circular a las mutuas requiriendo el cese de prácticas irregulares relacionadas con protocolos de modificación del trabajo tras un accidente laboral.

Gasmedi es una empresa que se dedica a las terapias respiratorias para enfermos, oxígeno y óxido nitroso en domicilios y hospitales. Tiene implantación en la mayor parte del territorio nacional, con más de 250 trabajadores y 24 centros de trabajo, dos de ellos en Madrid. Tras ser elegida y hacer el curso de formación en la Secretaría de Salud Laboral de CCOO de Madrid, Raquel como nueva delegada de prevención comenzó con fuerza su andadura en defensa de la salud y de la mejora de las condiciones laborales e inició varias líneas de trabajo. Una de estas líneas fue la situación que desde hacía tiempo se venía manteniendo y que consistía en la aplicación del concepto de “modified duty”, que en la práctica suponía que cuando un trabajador sufría un accidente, su jefe le acompañaba a la mutua informándole que para facilitar su recuperación y para que no pierda dinero le van a aplicar la “modified duty”. Una vez en la mutua, el médico declaraba un accidente sin baja, y de acuerdo con la dirección de la empresa, le reubicaban en otras tareas, supuestamente compatibles con su lesión.

Tras conocer esta realidad, el sindicato se puso en marcha mostrando desde el inicio nuestro rechazo frontal a estas prácticas, ya que entendíamos que estos planes situaban a los trabajadores afectados en una situación de clara inseguridad jurídica y, además, se estaba hurtando a los trabajadores la protección del sistema de Seguridad Social al que se tiene derecho cuando perdemos nuestro estado de salud. Pero también permitía a la empresa maquillar sus datos de siniestralidad, ya que eran tramitados como accidentes sin baja aquellos que deberían cursar con baja laboral, puesto que el trabajador o trabajadora no podía realizar su trabajo habitual y, por supuesto, dificultaba la prevención, ya que eran accidentes que no se investigaban.

Ante la gravedad de la situación decidimos interponer una denuncia ante la Inspección de Trabajo, que finalmente requiso la introducción de determinadas modificaciones en el protocolo de actuación de la empresa, pero sin cuestionar la falta de cobertura normativa para su aplicación. Una de estas modificaciones era que los delegados de prevención participasen en el protocolo.

Ante esta respuesta y en el convencimiento que es una práctica de clara irregularidad, desde la Secretaría de Salud Laboral de CCOO de Madrid adoptamos una doble estrategia: por un lado dimos traslado a la Secretaría de Salud confederal para hacer una consulta a la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social y, por otro, realizamos un primer informe preliminar mostrando nuestra frontal oposición a que se siguiese realizando el protocolo, y así ganar tiempo hasta tener la respuesta de la Seguridad Social.

Finalmente, la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social elabora un informe determinando que hasta que no exista un desarrollo normativo al respecto no se pueden aplicar estos planes. Con carácter urgente, desde la Seguridad Social se procedió a requerir a Ibermutuamur que se abstenga de seguir aplicando tales protocolos y se dictó una circular a todas las mutuas, instando a las que pudiesen estar realizando actuaciones del tipo de las descritas que procedan a suspenderlas.

Hemos ganado una batalla, pero hay que tener claro que la defensa de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras no admite respiros y que tenemos que seguir muy atentos las actuaciones de las mutuas y las empresas porque, como hemos demostrado, no todo lo escrito y defendido por las mutuas tiene un soporte legal.

*Carmen Mancheño es médica del trabajo y coordinadora técnica de la Secretaría de Salud Laboral de CCOO de Madrid.