Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Corre, corre...cómo acosar a un conductor

Sáb, 15/04/2006 - 12:19
JAIME GOMEZ
Acción sindical

La fatiga y el estrés son importantes causas de accidentes en el trabajo, especialmente en la conducción en carretera, pero no siempre se tiene en cuenta que las exigencias productivas obligan al trabajador a jugarse la vida, incluso saltándose las normas legales. Así lo ha puesto de manifiesto el Juzgado de lo Social Nº 2 de Vitoria al condenar a Geodis Ibérica SA por vulneración del derecho a la dignidad profesional y personal de un conductor, obligando a la empresa a cesar de inmediato en su conducta de acoso moral y a pagar 1.500 euros para resarcir el daño moral causado.

Imagen eliminada.

Pedro D., afiliado a CCOO y con 30 años de trabajo como conductor en Geodis (anteriormente TEISA), venía realizando desde 2003 la ruta Vitoria-Zaragoza-Vitoria. El 18 de Febrero de 2005, la empresa entrega al conductor una carta acusándole de circular a velocidades anormalmente reducidas y hacer una pausa inferior a 15 minutos, tiempo imprescindible. “En adelante –le dicen– su jornada terminará a las 6 horas, salvo causas excepcionales de fuerza mayor”. Amenazaban que, de no hacerlo así, “incurrirá en infracción por anormal, continuada y voluntaria disminución del rendimiento en el trabajo”. En resumen, le estaban obligando a conducir a mayor velocidad de lo que lo venía haciendo.

Como consecuencia de las presiones y seguimiento al que le somete la empresa, Pedro causa baja por enfermedad durante 25 días por ansiedad, que se manifestó en sintomatología de inestabilidad, insomnio e inseguridad para la conducción, y acude a denunciarlo al sindicato de CCOO Gasteiz-Vitoria.

Para CCOO es clara la vulneración de derechos contra la dignidad profesional y personal del trabajador, de su salud e integridad física y moral, al verse obligado el conductor de forma verbal y por carta a correr más con el camión, pese a quedar demostrado por los discos del tacógrafo, que la velocidad es la adecuada. Es evidente que no estamos ante un caso excepcional, aunque en esta ocasión la empresa ha cometido el error de entregar la carta por escrito, razón que nos lleva a interponer una Demanda en el Juzgado. La Sentencia del Juzgado de lo Social Nº 2 de Gasteiz del 16 de diciembre pasado condena a la empresa por acoso moral al conductor, ordenando el cese del comportamiento, y es obligada a pagar 1.500 Euros por el daño moral causado.

Todo parece indicar, que la empresa Geodis Ibérica SA ha encajado la respuesta sindical y las cosas pueden estar cambiando, para bien, en las relaciones laborales y la seguridad de los trabajadores.

Este caso nos ha servido para impulsar desde la Federación de Transportes y la Secretaría de Salud Laboral una fuerte campaña pública de denuncia de las prácticas inhumanas de trabajo que priorizan la productividad frente a la salud y seguridad del trabajador. Entre otras cosas, estamos reclamando que en las empresas de transporte se aborden los riesgos psicosociales derivados de la organización del trabajo (horarios nocturnos, jornada, descansos, presión temporal, etc.), a cuya prevención están obligadas las empresas en todos los sectores, muy especialmente en la conducción en carretera, teniendo en cuenta los efectos de fatiga y tensión que generan en una actividad ya de por sí de mucho riesgo.

La adecuada utilización de los medios de comunicación para denunciar prácticas o hechos graves en relación con la salud y la seguridad de los trabajadores puede ser una de las herramientas sindicales más eficaces, cuando se han cerrado las vías de negociación, ya que afectan a la imagen pública de las empresas. A veces sus efectos son más importantes que las sanciones de la Inspección de Trabajo. 

JAIME GOMEZ. Secretario General de Comunicación y Transporte de CC.OO. de Euskadi