Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Con o sin delegados de prevención

Sin delegados prevención también es posible intervenir sindicalmente y conseguir mejoras
Lun, 15/01/2007 - 12:20
BLANCA ANDRADA y JULIÁN MONTES
Acción sindical

Las empresas de seguridad privada -y en esto VINSA no es la excepción- siguen sin creerse la prevención y no asumen sus obligaciones, ni siquiera en aspectos tan básicos como realizar una adecuada evaluación de riesgos. Sólo se contemplan riesgos generales, por lo que se tiene la falsa sensación de que los vigilantes sólo están sometidos a algunos riesgos de seguridad y, sobre todo, a agresiones. No se tiene en cuenta que uno de los problemas más importantes a los que estamos expuestos deriva del hecho de que los trabajadores de seguridad vamos de centro en centro (hospital, metro, fábrica, estación) y de empresa en empresa, sumando los riesgos específicos de cada sitio. Así, se ha llegado al punto de que los vigilantes de la Estación de RENFE de Atocha no conocen el Plan de Emergencia y Evacuación. Surrealista.

VINSA es una de las empresas líderes en el ámbito de la seguridad privada. Pertenece a la corporación empresarial de la ONCE y cuenta con una plantilla de más de 1.800 trabajadores sólo en la Delegación Madrid, quienes prestan servicio en muchos centros de empresas de reconocido prestigio. El Comité de Empresa está compuesto por 23 miembros, de los cuales 5 son de CC.OO. y el resto (es decir, una mayoría de 18) de UGT. A los delegados de CC.OO. no se nos permitió elegir ningún Delegado de Prevención y por tanto quedamos fuera del Comité de Seguridad y Salud. Pero ello no nos impidió hacer un trabajo sindical en salud laboral que ahora está comenzando a dar sus frutos.

La acción sindical funciona aun sin Delegados de Prevención

Decidimos que lo primero era conocer de primera mano los problemas a los que estaban sometidos nuestros compañeros. Para ello, fuimos visitando todos los centros de trabajo, hablando con los vigilantes y observando sus condiciones de trabajo. Cuando la empresa no nos dejaba hacerlo, recurríamos a establecer contacto con las secciones sindicales de CC.OO. de las empresas principales para coordinarnos con ellos y que nos facilitaran el trabajo. Ése fue el caso de Aena en Barajas, de Inta, de Telefónica o de Renfe en Madrid. Esta colaboración ha sido muy importante para nosotros y muestra la potencialidad que tiene la relación entre delegados sindicales de la empresa principal y las contratistas. Llegamos incluso a participar directamente en las reuniones del Comité de Empresa de Renfe-Atocha para explicarles de primera mano nuestros problemas y tratar conjuntamente las medidas a tomar.

Con todo este trabajo de campo y nuestras propuestas de soluciones preventivas, hacíamos un informe que enviábamos a la dirección de Vinsa, nuestra empresa, al Comité de Seguridad y Salud y al Servicio de Prevención. En la mayor parte de las ocasiones no recibíamos ni respuesta y ello nos llevó a empezar a denunciar ante la Inspección de Trabajo.

La primera victoria fue ganarnos el derecho a estar representados en las reuniones del Comité de Seguridad y Salud aun a pesar de no contar CC.OO. con Delegados de Prevención. La Inspección de Trabajo nos dio la razón a pesar de la multitud de obstáculos que tanto la empresa como UGT, el sindicato mayoritario, nos pusieron.

Mejoras en las condiciones de trabajo y aumento de afiliación sindical

Hemos obtenido otras conquistas, tanto en derechos de información de los trabajadores de seguridad de Renfe-Atocha, como en materia de riesgo biológico, ergonómico, psicosociales, de higiene. También, en atención a la existencia cada vez mayor de mujeres ejerciendo este trabajo, lugares de descanso y vestuario.

En el Hospital Gregorio Marañon hemos puesto de relieve las duras y penosas condiciones de trabajo del personal de seguridad: largas jornadas de trabajo de entre ocho y doce horas diarias; vestuario, comedor y garitas en estado más que deplorable; toda la jornada de pie, incluso a la intemperie; rondas periódicas por las plantas de enfermos incluyendo la de infecciosos; apoyo al personal del hospital ante agresión de enfermos psiquiátricos; continuas intervenciones con público de urgencias, etc. Ante este panorama hemos conseguido que la Inspección de Trabajo nos dé la razón y requiera a la empresa para que subsane -incluso en 15 días- gran parte de los temas denunciados por nosotros.

Convencidos de que la salud de los trabajadores es un derecho irrenunciable, y dado que la misma Ley de Prevención de Riesgos Laborales hace mención reiteradamente a la participación de los trabajadores y sus representantes como elemento indispensable para una eficaz gestión preventiva dentro de la empresa, hemos sido capaces de sobreponernos a los intentos de marginación a los que nos hemos visto sometidos y hemos iniciado una forma de trabajo que ya está dando buenos resultados. En primer lugar para los trabajadores que están viendo que sus condiciones de trabajo están mejorando, pero también en cuanto al reconocimiento que nos dan nuestros compañeros, el aumento de la afiliación y el apoyo a lo que hacemos. Eso nos recompensa plenamente y nos da nuevos alientos para continuar haciendo frente a las dificultades y a los obstáculos.

BLANCA ANDRADA y JULIÁN MONTES. Delegados de personal por CC.OO. y miembros del Comité de Empresa de VINSA