Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

CCOO consigue visibilizar los riesgos en la manipulación de fármacos peligrosos en el Hospital La Fe de Valencia

Vie, 15/01/2016 - 12:20
ROSA ATIÉNZAR HERRÁEZ* Y PURIFICACIÓN MORÁN
Acción sindical

La Asociación Americana de Farmacéuticos Hospitalarios define los fármacos peligrosos como aquellos que presentan características de genotoxicidad, carcinogenicidad, teratogenicidad u otra manifiesta toxicidad comprobada en animales de experimentación o en pacientes tratados. Estos fármacos deben ser preparados bajo una serie de normas para evitar la contaminación del personal que los manipula, pero desgraciadamente, como muestra la experiencia de CCOO en el Hospital La Fe de Valencia, no siempre es así. El trabajo sindical, en esta ocasión, está dando sus frutos, pero mucho nos tememos que la situación afecte a más hospitales.

En el año 2010 se inauguran las nuevas instalaciones del Hospital La Fe de Valencia. Como hemos visto que sucede en ocasiones similares, la gran inversión económica en instalaciones y recursos técnicos no viene acompañada de la necesaria organización para que se pongan en funcionamiento. A pesar de inaugurarse el hospital, las obras de la farmacia no están finalizadas. Como consecuencia de esto, la preparación de medicamentos biopeligrosos y citotóxicos se realiza en lugares que no reúnen las condiciones de seguridad necesarias, como son las UCI, y en las áreas de reanimación y de infecciosos.

En 2014, por fin, se abren cuatro de las ocho cabinas de seguridad biológica que se crean en el área de farmacia, pero solo se usan para la preparación de alimentación parenteral y medicamentos que necesitan una alta esterilización, dejando fuera la preparación de fármacos muy peligrosos. Los trabajadores de la UCI interponen una denuncia ante la Inspección de Trabajo, de la cual se deriva un requerimiento para el hospital en el que se insta a que lo antes posible se realice este trabajo en la zona de farmacia para que, de este modo, se trabaje con las mínimas condiciones de seguridad.

Este requerimiento no se cumple, como tampoco se cumplen las recomendaciones del servicio de prevención del hospital, por lo que en 2015, las delegadas de CCOO interponen una nueva denuncia a la Inspección de Trabajo. Además se presenta una denuncia a la Fiscalía, que ha incoado diligencias de investigación y en la que CCOO se ha personado como acusación popular.

Durante este tiempo algunos trabajadores y trabajadoras han sufrido problemas de salud derivados de la exposición a fármacos peligrosos (biopeligrosos o citotóxicos). Concretamente, una trabajadora denunció y ganó judicialmente un caso por exposición a productos citostáticos y otros riesgos, por la que el hospital fue condenado al pago de 50.000 euros.

La mayoría de los daños a la salud derivados de la exposición a fármacos, que el propio hospital ha reconocido como cancerígenos, mutágenos y tóxicos para la reproducción, tardarían en producirse un largo tiempo, por lo que en muchas ocasiones relacionar la exposición con el efecto no es tarea sencilla.

Dado que no solo se estaban preparando los fármacos sin las medidas y equipos de protección adecuados, sino que tampoco se estaba realizando la vigilancia de la salud a los trabajadores y las trabajadoras expuestos, el pasado mes de mayo la delegada de prevención de CCOO solicitó a la Inspección de Trabajo la paralización de la preparación de todos los medicamentos biopeligrosos en las unidades de hospitalización y la imposición al hospital de la inmediata puesta en marcha de la sala blanca. Una sala blanca es un espacio de trabajo en el cual la concentración de partículas en el ambiente es controlada a través del examen de parámetros como la temperatura, la humedad y la presión diferencial entre esta área y sus colindantes.

Asimismo, se solicitó que se ordene la adopción de medidas específicas para la protección a las trabajadoras embarazadas, y que se estudie la prevalencia de enfermedades oncogénicas en trabajadores expuestos a este riesgo en los últimos diez años. La Inspección de Trabajo emitió un requerimiento el 3 de junio pasado en el que ordena:

  • El traslado de las tareas de preparación de productos biopeligrosos a las instalaciones disponibles en farmacia (salas blancas).
  • El hospital debe implantar en el plazo máximo de un mes un protocolo de actuación para los casos de embarazo o lactancia.
  • También debe acreditar el cumplimiento de sus obligaciones en materia de vigilancia de la salud, y de información y formación a los trabajadores expuestos.
  • El servicio de prevención deberá efectuar el análisis epidemiológico sobre los posibles casos de cáncer en relación con los trabajadores encargados de la preparación de estos medicamentos en el plazo mínimo posible.

Tras cinco años de lucha se empiezan a ver los frutos. Desde junio, tras el anuncio de la Fiscalía de iniciar una investigación del caso, las tareas de preparación de fármacos biopeligrosos se empiezan a realizar en el área de farmacia, pero desde la propia farmacia se sigue reivindicando la escasez de personal para realizar estos trabajos adecuadamente. Si, finalmente, la Fiscalía considera que no se adoptaron las medidas preventivas necesarias en la preparación de fármacos peligrosos, podrían derivarse consecuencias penales para los responsables.

A día de hoy, el procedimiento judicial sigue abierto, la sección sindical de CCOO de La Fe ha realizado un duro trabajo que aún no ha finalizado y, lamentablemente, se ha tenido que llegar a los juzgados para que la dirección del hospital se haya visto obligada a tener en cuenta la salud de sus trabajadores y trabajadoras.

*Rosa Atiénzar Herráez es responsable de Salud Laboral, Consorcios y Salud Pública de la Federación de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de CCOOPV.

 

Y el resto de hospitales ¿qué?

 

IRENE ÁLVAREZ BONILLA*
Desde la Secretaría de Salud Laboral de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios hemos constituido un grupo de trabajo para abordar los riesgos de la exposición a fármacos peligrosos, para ello hemos contado con la colaboración de las Secretarías de Salud laboral de las Federaciones y los territorios de País Valencià, Madrid y Andalucía, la Secretaría de Salud Laboral Confederal e ISTAS.

De este grupo de trabajo nace la necesidad de lanzar una campaña implicando a más territorios para abordar el tema del manejo de medicamentos peligrosos en los centros sanitarios. Enmarcamos esta campaña sectorial dentro de la campaña confederal “Cáncer cero en el trabajo”, cuyo objetivo prioritario es identificar cómo se está realizando el trabajo con sustancias o mezclas cancerígenas en los centros de trabajo para proponer e introducir las modificaciones que sean necesarias y crear entornos de trabajo seguros. Para ello, la tarea de nuestros delegados y delegadas es controlar cómo se está desarrollando el trabajo con fármacos peligrosos (citostáticos y biopeligrosos) en los centros sanitarios y hospitales.

Se trataría de un primer paso para conocer si existen más casos de manipulación y administración de medicamentos biopeligrosos que puedan estar suponiendo un riesgo para la salud de los trabajadores. Por ejemplo, si se están manipulando en lugares que reúnen las condiciones de aislamiento necesarias, con los equipos de protección colectiva necesarios. Si existen procedimientos de trabajo para su manipulación (preparación y administración a pacientes). También se trataría de comprobar si estos riesgos están recogidos adecuadamente en el plan de prevención de la empresa (en la evaluación de riesgos y en la planificación preventiva), así como ver si se está realizando la correspondiente vigilancia de la salud a los trabajadores y las trabajadoras. No debemos olvidar que la primera medida preventiva por excelencia es la formación, por lo que deberemos estar atentos a si el personal que maneja estos fármacos está recibiendo la necesaria información y formación sobre aquellos riesgos a los que está expuesto.

Tanto para la Federación de Sanidad y Servicios Sociosanitarios como para la Confederación Sindical de CCOO, la mejora de las condiciones de trabajo de las personas expuestas a este tipo de sustancias es un tema prioritario, por lo cual nos ponemos manos a la obra y os pedimos vuestra participación activa.

*Irene Álvarez Bonilla es responsable de Salud Laboral y Juventud de la Federación Estatal de Sanidad y Servicios Sociosanitarios.