Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Amma Teia ¿Qué más hacer para que una empresa razone?

Lun, 15/10/2012 - 12:20
ISABEL ZAPATA Y FRANCESC CARNOTA
Acción sindical

Es una residencia geriátrica muy moderna ubicada en Teià, una población de la comarca del Maresme (Cataluña), que atiende una media de 160 pacientes y tiene alrededor de un centenar de trabajadores y trabajadoras, de los que solo realizan jornada como gerocultora 56 personas entre todos los turnos. Las delegadas de CCOO en el comité de empresa están haciendo una labor titánica para defender su derecho a la salud y el de sus compañeros, pero la empresa pasa: ya van tres requerimientos de la Inspección de Trabajo y no han movido pie.

cuidadoraQuienes visitan la residencia geriátrica Amma Teia para dejar allí a alguno de sus mayores no pueden imaginar las condiciones en las que trabaja el personal de dicho establecimiento. El Tribunal Laboral de Catalunya "una institución de arbitraje que opera en los conflictos laborales cuando las partes lo desean" ya dejó bien claro en un laudo emitido en noviembre de 2009 que la situación era insostenible. Los delegados de CCOO denunciaban una importante sobrecarga de trabajo en el puesto de auxiliar de residencia y las consiguientes lesiones músculo- esqueléticas entre ese personal. La empresa aceptó someterse al dictamen del tribunal con restricciones, solo se analizaría un turno y las tareas más importantes que realiza cada auxiliar. Las tareas que se analizaron fueron las siguientes: levantar a una media de cinco ancianos con distintos niveles de dependencia (desde débil a muy severa) y acompañarlos al comedor, ducharlos, poner pañales con ayuda de grúa a los que están encamados y dar de comer en boca a los que tienen dependencias severas.

El informe pericial en el que se basa el laudo del Tribunal Laboral de Catalunya señala que la jornada efectiva individual de una auxiliar, restando los 10 minutos para la entrada y la salida y los 15 minutos de descanso, se corresponde con 445 minutos de trabajo, y que la carga de trabajo que soporta cada uno de estos puestos es de 849 minutos. Es decir, que es evidente que se necesitaría el doble de personal del existente para hacer el trabajo que en estos momentos soportan las auxiliares de la residencia. Tras el laudo, la empresa se llama a andana y no introduce ningún cambio sustancial en las condiciones de trabajo y se cierra en banda respecto a la intervención de los delegados de personal.

Exposición a riesgos psicosociales

Las repetidas denuncias de CCOO a la Inspección de Trabajo consiguen que, por fin, una inspectora retrate las condiciones en las que se trabaja en la empresa en un requerimiento de 14 páginas que no tiene desperdicio y le obligue a hacer la evaluación de riesgos psicosociales. La empresa acepta evaluar los riesgos psicosociales finalmente con el ISTAS-21. Los resultados hablan con claridad de una situación muy grave: el 75% de las trabajadoras está en la situación más desfavorable en cuanto a las exigencias psicológicas cuantitativas, es decir, están en la peor situación del baremo cuando se compara la cantidad de trabajo que tienen y el tiempo para desarrollarlo. El 72% está en la peor posición del baremo en cuanto a exigencias psicológicas cognitivas, es decir, tienen las peores condiciones para tomar decisiones, memorizar y manejar información relacionada con su trabajo. El 76% no tiene ningún control sobre sus tiempos de trabajo y el 60% se ve obligado a esconder sus emociones. Las prácticas de la empresa no pueden ser más dañinas: "Quien manifiesta una opinión es llamado al despacho y recibe una charlita en la que siempre se incluye la frase: en la calle hay muchos como tú que aceptarían este trabajo".

La empresa ha puesto todas las trabas posibles para impedir el trabajo de las delegadas, por ejemplo impidiendo la asistencia de asesores externos, hecho denunciado a la policía. Las trabajadoras ya han hecho todo lo posible para que la empresa cambie de actitud, incluso han hablado con el alcalde de la población, pues la residencia se ha construido en terrenos municipales. El último informe de la Inspección de Trabajo ya lleva una propuesta de sanción, pero por el momento la empresa no entra en razón. En las últimas elecciones CCOO duplicó su presencia en el comité de empresa, pasando de 3 a 6 representantes de los 9 existentes, pero el proceso ha quemado a todas las delegadas y alguna ha desistido ya. Nuestro objetivo es cambiar las condiciones reales en las que trabajan los hombres y mujeres que tratan de ganarse la vida en Amma Teia y que en estos momentos están perdiendo su salud, pese a la empresa.

* Isabel Zapata es responsable de Salud Laboral de la Federación de Sanidad de CCOO-Catalunya y Francesc Carnota es asesor sindical de la Federación de Sanidad de CCOO en la comarca del Maresme.