Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Almaraz: cero accidentes laborales durante la última recarga

Jue, 15/01/2015 - 12:20
LUIS JODRA BARAHONA
Acción sindical

Entre julio y agosto pasados se llevó a cabo un proceso de recarga de combustible en el grupo 1 de la central nuclear de Almaraz que puso de manifiesto que el trabajo coordinado entre la empresa principal y las contratas arroja un resultado excelente: por primera vez en la historia de la central nuclear no se produjo ningún accidente laboral en el proceso de recarga de las instalaciones.

Corría el año 2006 cuando la Federación Minerometalúrgica de CCOO estampó su firma en el acuerdo laboral regulador de los trabajadores y las trabajadoras de empresas contratistas en las centrales nucleares de Almaraz y Trillo, un documento que, desde que se publicó, no ha dado más que buenas noticias a este sindicato. La última que entre el 23 de junio y el 18 de agosto, momento en el que se produjo la recarga número 23 del grupo 1, no hubo que lamentar ningún tipo de accidente laboral (con o sin baja). Un hecho que no tiene precedentes en la historia de la central nuclear y que confirma que se vienen haciendo bien las cosas en materia de prevención y de salud laboral.

La recarga es un proceso planificado y complejo que concentra en la central una importante cantidad de trabajadores y trabajadoras subcontratados. Durante la recarga del pasado verano, en la central nuclear de Almaraz prestaron sus servicios en las instalaciones 2.350 trabajadores y trabajadoras de 143 subcontratas, una cifra considerable a la que se unió la plantilla de la empresa principal. La existencia, desde hace más de ocho años, de un comité de salud laboral de las contratas, que trabaja estrechamente con los servicios de prevención de la central y con el comité de salud laboral de la empresa principal, hizo posible que no se produjera accidente laboral alguno en un entorno laboral complicado de casi dos meses trabajando 24 horas al día.

Los sindicatos que en 2006 pactaron con la empresa principal un trabajo coordinado en materia de seguridad y salud con las empresas contratistas, en la misma línea firmamos, en abril de este año, un nuevo acuerdo con la empresa principal para que esta exigiera a las nuevas subcontratas la subrogación de la plantilla: la estabilidad de las plantillas ha redundado en una mayor formación y motivación de los trabajadores que sin duda evita accidentes.

La clave de esta importante mejora en materia de siniestralidad es la coordinación de todas las subcontratas con la empresa principal, la equiparación de los equipos de protección individual y la estabilización de las plantillas. Cada día, a primera hora, los responsables de las empresas subcontratadas mantienen una reunión con la empresa principal para planificar el trabajo de la jornada y, a su vez, cada responsable de subcontrata mantiene una reunión con sus trabajadores y trabajadoras para explicar el trabajo.

Toda esta planificación se realiza a instancias del comité de seguridad y salud de las subcontratas donde están los representantes sindicales de las federaciones de CCOO y UGT, que tienen la consideración de coordinadores sindicales de prevención de riesgos laborales, y los representantes de la empresa principal. Las subcontratas están obligadas a facilitar a estos coordinadores sindicales toda la información que les requieran en materia de seguridad y salud. Este comité se reúne cada tres meses y ha demostrado ser una herramienta muy eficaz que tiene un funcionamiento específico, complementario pero con problemática propia, respecto al comité de seguridad y salud de la empresa principal. Por ejemplo, en este comité se pactó la calidad de los equipamientos de protección individual (epis), para que no se diera la típica asimetría entre empresa principal y subcontratas, o una medida como parar el trabajo el tiempo necesario en los momentos de mayor calor que se potenció con la presencia de monitores de prevención in situ, en las zonas de mayor riesgo, siendo ellos los que supervisaban todas las medidas de seguridad, incluyendo el cumplimiento de los tiempos de descanso, dado que la recarga se efectuó en los meses de julio y agosto.

Consideramos que se trata de una experiencia que puede ser trasladada a otras empresas, en las que también se dé una importante presencia de subcontratas, y supone un importante avance en la participación de las organizaciones sindicales en el desarrollo de la estrategia preventiva de estas grandes empresas. Una experiencia que, como se ha visto este verano, da excelentes resultados.

*Luis Jodra Barahona es responsable del sector nuclear de la Federación de Industria de CCOO.