Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Vuelta al cole. Salud laboral y profesión docente

Mar, 15/10/2002 - 12:20

Vuelta al cole. Salud Lavoral y profesión docente

ISIDRE RABADÀ. Profesor de secundaria. Miembro de la Federación de Enseñanza de CC.OO. de Catalunya.

'Pasarás más hambre que un maestro de escuela' se decía hace años. Hoy, por el contrario, hay una percepción muy extendida de que los docentes son en realidad un sector privilegiado. Desde dentro de la profesión, sin embargo, se habla de 'intercambio': ciertas ventajas laborales y cierta autonomía profesional a cambio de bajos salarios. Cuando uno se aproxima más, se encuentra con que la docencia es un trabajo duro que exige trabajar con personas en un periodo de sus vidas de continuo cambio y transformación. Ello supone para el profesorado una adaptación constante y tener que enfrentarse continuamente a la inseguridad de los retos de un futuro que nos es desconocido a todos.

No es pues extraño que junto a enfermedades clásicas como la pérdida de voz, el dolor de espalda y algunos contagios, vayan adquiriendo cada vez mayor importancia los problemas de salud derivados de la especial relación que el profesorado tiene con los alumnos/as, sus padres y con las exigencias 'educativas' en general contradictorias- que la sociedad plantea.

Los docentes se encuentran con frecuencia ante situaciones graves de indisciplina, padecen agresiones –normalmente verbales–, han de atender a alumnos con importantes carencias de aprendizaje o muy desmotivados. Llegan así a un desbordamiento emocional, se ven superados y se sienten incapaces para dar respuestas adecuadas. Esta situación se agrava cuando el número de alumnos en el aula es muy alto.

Los principales riesgos profesionales que padecen los docentes son de carácter psicosocial

El estrés en la docencia

Diversos estudios ponen de manifiesto que son factores de carácter psicosocial, los que el profesorado considera más perjudiciales para su salud y bienestar, a pesar de que esto no siempre quede reflejado en los partes de baja.

Según expresan los propios trabajadores de la enseñanza primaria 'la complejidad de atención...', 'la demanda y delegación de problemas...', 'la desmotivación...' y 'la disciplina...' son distintas caras de una misma figura que podemos denominar la diversidad. Cuanto mayor es ésta mayor es el esfuerzo exigido al profesorado.

'Nos agobia ver que no podemos llegar a todo el alumnado. Trabajar la diversidad requiere tiempo para pensar y preparar materiales'; '...la falta de expertos para atender a estos alumnos (con déficit) hace que tu trabajo no rinda y suponga un esfuerzo añadido'; '...la diversidad es positiva cuando tienes recursos para trabajarla; cuando no los tienes, sufres mucho'; '...tengo que ejercer como maestra, asistenta social, psicóloga, asesora familiar.'

Desmotivación e indisciplina

La desmotivación del alumnado es el factor autopercibido más destacado por el profesorado de secundaria. Un problema que supera el ámbito educativo y que tiene relación con causas de índole social y cultural más amplias. La desmotivación del alumnado exige al docente un gran esfuerzo porque continuamente ha de estar llamando su atención, ganando su interés, controlando una situación que se le escapa.

Estos problemas agudizan la situación, la hacen más tensa '...los problemas de disciplina del alumnado y los pocos medios para resolverlos provocan la depresión'. Sin embargo, los 'medios' no son los reglamentos y las medidas disciplinarias. Difícilmente podemos separar desmotivación y disciplina '...Como consecuencia de la desmotivación surgen problemas de disciplina que a veces los centros se ven incapaces de resolver...'. Además, sin la implicación y colaboración de la familia con el centro educativo no habrá solución que prospere, sólo la marginación del afectado.

Falta de colaboración entre compañeros

Sin 'criterios comunes y colaboración' entre los profesores '...no puede haber eficacia docente y educativa'. 'Tener problemas con los compañeros te hace perder concentración en el aula, incluso puede provocarte depresión. Conozco casos muy graves y crueles'. Así plantean los docentes la 'falta de colaboración entre compañeros'.

Para unos, los motivos están en la desconfianza, la escasa coordinación (falta de tiempo y reuniones apresuradas), la 'poca profesionalidad docente, con ‘ escaqueo’ y abstencionismo poco justificado' . Para otros '...la mala gestión de los recursos humanos' e incluso la '...gestión poco democrática de algunos equipos directivos'. También se produce en ocasiones una lucha titánica por imponer 'criterios pedagógicos' de forma que se convierte el trabajo en equipo '...que tendría que ser un recurso para el trabajo y gratificador a nivel personal' en una fuente de conflicto.

Todo ello pone claramente de manifiesto que los principales riesgos profesionales que padecen los docentes son de carácter psicosocial. Derivan del tipo de relación que tienen con sus ´subordinados´–los alumnos– y sus padres, con sus iguales y con sus superiores. También de las exigencia que supone el binomio enseñanza-aprendizaje y de la falta de apoyo social –de las familias y compañeros– e institucional –de la Administración educativa.

Esta problemática no puede ser abordada sólo por el profesor/a en el aula, ha de ser tratada desde una perspectiva organizativa, a nivel de centro, pero también más allá de él. Se pueden desdoblar grupos, organizar el tratamiento de la diversidad sin segregar y atendiendo las necesidades de los alumnos de forma más personal, favorecer la coordinación horizontal del profesorado. Pero además es imprescindible disponer del profesorado suficiente, organizar redes de soporte locales para atender los casos más difíciles y también implicar a las familias.

Sin olvidar que estamos ante una realidad dinámica y cambiante, algunos la han denominado 'informacional', en la que los profesores y profesoras –junto con los demás miembros de la comunidad educativa– han de pensar cuál es el papel a desempeñar, qué función deben cumplir y qué medios han de ser empleados para conseguirlo.