Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Químicos en las peluquerías: una exposición silenciada

Jue, 31/01/2019 - 09:19
Alfonso Ríos. Secretario de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO-Euskadi
Condiciones de trabajo

La exposición a determinados agentes químicos presentes en las peluquerías puede ocasionar dermatitis, mientras que los persulfatos presentes en los decolorantes de cabello pueden provocar asma ocupacional. El gabinete de salud laboral de CCOO de Euskadi ha conseguido que la Seguridad Social reconozca una incapacidad total para la profesión habitual a una peluquera afectada por esta dolencia.

tinte peluqueríasLa propia Seguridad Social ha establecido que se trata de una enfermedad profesional debido a la exposición prolongada a este tipo de productos y que de continuar la exposición a los mismos, empeoraría la salud de la trabajadora de forma importante puesto que se agravaría el asma ocupacional que padece. A esta última conclusión también había llegado el servicio de prevención que realizaba la vigilancia de la salud de la trabajadora pero fue la acción sindical de CCOO la que obligó a la empresa a entregar el parte de asistencia para ir a la mutua y así que se reconociese la contingencia profesional que ha permitido que la trabajadora obtenga el reconocimiento del INSS. Sin la acción sindical, la empresa no articulaba ninguna medida a pesar de los repetidos episodios de asma de la trabajadora.

Como planteaba CCOO y como la Seguridad Social ha argumentado, los persulfatos han actuado como alérgenos en el entorno laboral. Este es un claro ejemplo sobre el que habría que actuar anteponiendo las medidas de protección colectiva a las medidas de protección individual, tal como establece nuestra legislación en prevención de riesgos laborales. No es un tema menor, puesto que como queda demostrado puede darse una reacción alérgica que origine una grave patología profesional.

Es posible prevenir el riesgo

Existen experiencias de peluquerías en las que se han sustituido los productos sintéticos por otros orgánicos, lo que ha significado reducir la exposición a agentes químicos peligrosos. Tenemos que recordar que en el año 2019 Peluquería Elvira, un pequeño salón de peluquería y belleza de Villanueva de la Serena, provincia de Badajoz, ha sido galardonado por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo por la labor llevada a cabo de cara a la eliminación de este tipo de productos peligrosos.

CCOO de Euskadi también ha conseguido en fechas recientes que se declare como accidente de trabajo el proceso de lumbalgia sufrido por otra peluquera, en este caso mediante sentencia judicial, puesto que hemos tenido que acudir al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. La sentencia establece que el trabajo continuado en pie incide en la columna vertebral por la sobrecarga que produce.

Se cumple lo que parece ser la regla general para algunos sectores con gran presencia de mujeres. Hay menos accidentes de trabajo, pero gran cantidad de enfermedades profesionales, que en el caso de las peluquerías se derivan de la exposición a agentes químicos, movimientos repetitivos o diversas posturas forzadas entre las que destaca la bipedestación. Daños que además en muchas ocasiones las mutuas intentan ocultar derivando los casos al sistema público de salud, algo que, como antes hemos indicado, perjudica económicamente a la persona que ha enfermado.

Un acción sindical necesaria

En nuestro tejido económico y empresarial hay infinidad de pequeños negocios, locales hosteleros y talleres. Es necesario un esfuerzo para que la acción sindical de CCOO llegue a estas microempresas ya que en estos pequeños centros de trabajo también se dan situaciones que generan dolencias de origen profesional. 

Todas las empresas deben llevar a cabo una evaluación de riesgos de la que se deriven medidas preventivas para que no se produzcan daños a la salud. Nuestra acción sindical se tiene que centrar en estas medidas preventivas y en la visualización y el reconocimiento del origen profesional de los daños. Sólo así tendremos una foto real de las consecuencias de las condiciones de trabajo, y sólo así es posible mejorar las prestaciones económicas que se perciban, compensando en parte el daño causado por las empresas, responsables últimas de las seguridad y la salud de las personas trabajadoras según lo establecido en nuestra legislación. En las empresas en las que la plantilla sea inferior a seis personas no pueden realizarse elecciones sindicales ni puede existir representación de las trabajadoras y los trabajadores. Por ello, no puede darse la designación de delegadas o delegados de prevención, figura específica con atribuciones concretas para la representación en materia de prevención de riesgos laborales.

Un reciente estudio de Raúl Payá y Pere J. Beneyto, de la Universidad de Valencia, ratifica lo que venimos defendiendo desde CCOO hace muchos años: la existencia de delegadas y delegados de prevención incide de forma positiva en la planificación preventiva, posibilita el control de las condiciones de trabajo y reduce los accidentes laborales. No somos los únicos que defendemos este aspecto, puesto que la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT) dice exactamente la mismo.

Por ello, en todos los centros de trabajo donde no haya delegadas o delegados de prevención, existe un escenario que facilita no sólo a que haya accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, sino también que, en el caso de producirse cualquier daño a la salud en el trabajo, la persona afectada tenga más difícil el reconocimiento del origen profesional de la dolencia y el logro de las compensaciones a las que tiene derecho. Si las mutuas intentan ocultar el origen profesional de las patologías en empresas grandes, donde hay representación sindical y comités de empresa informando y defendiendo los derechos de esas plantillas, ¿cómo no van a intentar lo mismo en una pequeña empresa sin representación sindical?

Las peluquerías, salones de belleza o centros de estética son espacios en los que, como en cualquier otro, existen condiciones de trabajo que pueden empeorar nuestra salud. Y son, en última instancia, empresas en las que es extraño que haya representación legal de las personas trabajadoras.

Las personas que trabajan en este sector han de saber que tienen la posibilidad de acercarse a CCOO para denunciar estas actitudes de las mutuas ante la Seguridad Social, para que de esta forma sus dolencias sean reconocidas como de origen profesional.