Gobierno de españa - ministerio de trabajo migraciones y seguridad socail

Así ocurren los accidentes en el trabajo

Mar, 15/10/2002 - 12:20
REBECA TORADA

Dossier: Accidentes de trabajo: esto no puede continuar así

Así ocurren los accidentes de trabajo

Un trabajador de 62 años fue arrastrado por una carretilla transportadora. Hacia cinco años que se demandaba señalización.

REBECA TORADA

Con frecuencia se oyen determinadas valoraciones, incluso institucionales, que casi inducen a pensar en que los trabajadores y las trabajadoras tienen tendencias suicidas o, como mínimo, que los accidentes ocurren por la temeridad e imprudencia de quienes los sufren. Sin embargo, escuchar a las personas que se esconden detrás de las frías estadísticas nos da una versión bien diferente: la falta de información y formación, el incumplimiento sistemático de la normativa y de las recomendaciones emanadas de las evaluaciones de riesgos, así como la necesidad de 'ganar puntos' para mantener el puesto de trabajo, son algunas de las razones que favorecen los peligros para la salud y la seguridad en el trabajo. Estos son algunos casos de cómo ocurren en realidad los accidentes.

Denuncias sin respuesta

Eliseo Bueno, un trabajador veterano de 62 años y fijo de la empresa Lingotes Especiales, en Valladolid, fue arrastrado varios metros bajo una carretilla transportadora de hierro fundido. Se fracturó la cadera y sufrió una pérdida de masa muscular. Ya en al año 97 los delegados de prevención habían denunciado que no estaban bien delimitadas las vías para carretillas, ni señalizadas, ni separadas de las vías para andar las personas. También denunciaron graves problemas de orden y limpieza que dificultaban aún más el tránsito. Han transcurrido cinco años desde que la representación sindical alertó a la empresa de los riesgos que la situación entrañaba, como consta en el acta del comité de salud y seguridad, pero a la dirección y al personal técnico lo único que les preocupa ahora es qué hacía ese trabajador fuera de su puesto de trabajo en el momento en que fue arrollado.

Una carretilla fue también la que atropelló a una trabajadora temporal de 23 años de edad en el centro comercial Alcampo S.A. de Tenerife, mientras realizaba tareas como reponedora. En este caso no fue un problema de señalización, sino que la empresa permitía la utilización de la carretillas a cualquier trabajador, sin tener en cuenta si contaba con la formación y la preparación necesarias, obviando los requisitos establecidos en la normativa. ¿Sabría el trabajador que la atropelló que debía tener formación específica para utilizar la carretilla?. Quienes sí que lo sabían eran los delegados de prevención, que habían denunciado el problema en el comité de salud y seguridad, sin obtener ninguna respuesta.

José Luis estaba 'echando una mano' se le quedó atrapada y la perdió

Accidentes que se repiten

José Luis es un muchacho que fue contratado a través de una empresa de trabajo temporal (ETT) para trabajar en una industria de pasta de papel en Navarra. Perdió la mano derecha cuando ayudaba a una compañera a enhebrar la bobina. Su intención era muy noble, enseñaba a otra trabajadora a realizar las tareas de limpieza y enhebrado. Como era habitual en la empresa, estaba 'echando una mano'. Hasta entonces nadie en la empresa se había cuestionado la ineficacia de los procedimientos existentes ni se había observado la falta de dispositivos de seguridad en las líneas. El accidente de José Luis motivó un cambio en los procedimientos, pero dos meses después otro trabajador se accidentaba en el mismo puesto de trabajo. Trabajadores diferentes se accidentan en un mismo puesto de trabajo. ¿El problema es de la persona o del puesto? Cuando se cambian los procedimientos de trabajo ¿se incorpora realmente la experiencia de los trabajadores o solamente se atiende a criterios técnicos?

Antonio López sufrió un traumatismo costal al caer del muelle combursa mientras realizaba sus tareas como carretillero en la empresa TEISA, en Salamanca. No era la primera vez que se accidentaba, en diciembre del 2000 tuvo un accidente en el mismo puesto de trabajo por sobreesfuerzo. En la evaluación de riesgos, realizada cuatro meses antes del primer accidente, se hablaba de la inexistencia de mantenimiento preventivo y de la mala utilización del sistema de accionamiento por parte de los chóferes autónomos. Antonio había recibido información escrita de los riesgos de los puestos de trabajo de carretillero y de almacenero, así como de las medidas de prevención a adoptar. Pero no se le ha hecho partícipe de acciones formativas. En el mes de junio la Inspección de Trabajo mantuvo una entrevista con el único trabajador allí presente quien manifestó que existían deficiencias en el elevador-puente combursa. Se verificó que efectivamente una de las piezas de movimiento tenía un desperfecto que generaba problemas en su manipulación, hecho este desconocido por el responsable de prevención de la empresa.

Tras el accidente, a Victor Manuel le hicieron firmar que trabajaba en otra máquina

Indefensión de los trabajadores temporales

La situación de eventualidad no ayuda precisamente a construir unas condiciones de trabajo seguras. Los trabajadores temporales han de demostrar constantemente su voluntad de trabajar y esto a veces puede tener costes muy altos.

Víctor Manuel perdió cuatro dedos de la mano cuando intentaba evitar que se desperdiciara madera al bascular la hoja de corte cuando ya estaba introducido el tablón en la mesa de trabajo. El encargado de la empresa le hizo firmar un papel en el que declaraba que se encontraba trabajando en otra máquina. Estaba contratado temporalmente por la empresa malagueña Inversiones y Proyectos Urbanísticos del Sur. Según el Código Nacional de actividades Económicas que figura en el parte de baja, dicha empresa se dedica al comercio y reparación de vehículos. En realidad Victor Manuel desarrollaba sus tareas en una carpintería.

Lourdes perdió el dedo índice de su mano izquierda al quedar enganchada en el rulo de la máquina por donde salen las sábanas en la lavandería en la que trabaja. Contratada eventual por esta lavandería que presta servicios a una gran cadena hotelera en Málaga, Lourdes tiene duda de si se trata de accidente laboral o no, depende de si se lo hizo en la media jornada para la que está contratada o en la restante hasta la jornada completa que realmente hace.