InicioNoticiasÍndiceRevistero por temasSuscripciónEvaluación   Revista de salud laboral para delegadas y delegados de prevención de CC.OO.
ISTASBuscarBúsqueda avanzadaInformaciónContacto
artículo siguiente
artículo anterior
Sumario nº 12
imprimir
Enviar a un compañero/a
Comentar el artículo

Dossier: Hay soluciones

Dossier Abril 2001

PASCAL ETIENNE*

Es necesario reflexionar sobre el futuro de la Inspección de Trabajo en Europa. Los cambios ocurridos a nivel europeo y comunitario, las innovaciones que tienen lugar en los diferentes países y sus consecuencias para los servicios de la Inspección de Trabajo son de gran importancia para los 'usuarios' que son los trabajadores y sus representantes especializados en salud y seguridad.

 

Un contexto europeo de cambios
Los cambios económicos y sociales son bien conocidos por los Inspectores de Trabajo y los sindicalistas de campo. La subcontratación, la externalización de las funciones diarias básicas en las empresas, la precarización y la intensificación del trabajo con sus consecuencias en la capacidad de intervención de quienes velan por los derechos de las personas en el trabajo, provocan un aumento de los daños 'clásicos' (el 47% de los trabajadores se queja de posturas penosas) y también de 'nuevas molestias' (más de la mitad de los trabajadores declaran estar sometidos a ritmos elevados de trabajo), según la encuesta de la Fundación Europea de Dublín, realizada en el 2000.

Con el desarrollo de las directivas comunitarias sobre salud y seguridad, se ha establecido progresivamente un marco de referencia comunitaria en este campo que se hace extensivo a otros: duración del trabajo, representación de los trabajadores, protección de las trabajadoras embarazadas, etc. El marco jurídico de las Directivas europeas ha dotado de referencias comunes a todos los servicios de Inspección de Trabajo (evaluación de riesgos, vigilancia del mercado de equipos de trabajo) y ha provocado reflexiones que se difunden de un país a otro, por ejemplo respecto a la evaluación de la acción inspectora, las sanciones aplicables en caso de infracción o la estructuración de la propia Inspección. También se ha favorecido un acercamiento entre los inspectores, sobre todo a través de intercambios (programa Karolus).

Las instituciones comunitarias han pasado a ser más eficientes (caso de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, en Dublín) o están en vías de serlo como la Agencia Europea de Salud y Seguridad en el Trabajo de Bilbao. Otras diseñan un marco de colaboración entre administraciones laborales como la Comisión de Altos Responsables de la Inspección de Trabajo o los Comités de Cooperación Administrativa, creados en el marco de la vigilancia del mercado derivada de las Directivas Europeas de 'nuevo enfoque' (Directiva sobre máquinas o la Directiva sobre EPI's).

No nos sorprende en este contexto el interés creciente por las modalidades de regulación de los Servicios de Inspección de Trabajo y por una mayor cooperación entre ellos. La agenda social de la Unión Europea adoptada en la cumbre de Niza (diciembre de 2000) ha tenido en cuenta esas preocupaciones. Está previsto el relanzamiento de un programa de acción comunitario en materia de salud y seguridad y el desarrollo de intercambios de experiencias entre Inspectores de Trabajo.

Perpectivas de la Inspección de Trabajo en la Unión Europea
Los principales retos a los que se enfrenta la Inspección de Trabajo pasan por su 'activación' desde la base: el reforzamiento de la vigilancia del mercado de equipos de trabajo, la colaboración entre países a través de conexiones electrónicas entre los servicios, el desarrollo de prácticas comunes en materia de evaluación de riesgos, la reflexión sobre la armonización de las prácticas y las estructuras entre los Servicios de Inspección de los diferentes países, los debates sobre el carácter generalista o especializado de la inspección, la generalización de las obligaciones a través de las sanciones administrativas, el debate acerca de la evaluación de la propia Inspección de Trabajo.

Esas son las cuestiones actuales en las que es posible un trabajo común de armonización de prácticas. Nos parece destacable que estos debates están presentes y tienen un peso bastante significativo en los diferentes países de la Unión Europea. Omitiré el caso de España, pues los lectores conocen mejor la situación que el autor de este artículo, y señalaré algunos ejemplos.

La implicación de la Inspección de Trabajo en el enfoque de la evaluación de riesgos fue desarrollada primero en el Reino Unido y luego difundida en otros países como Francia, donde el debate se centró en los métodos de evaluación de riesgos en las empresas (abordar el tema por riesgos o de manera global) y en el papel específico de la Inspección de Trabajo (más o menos prescriptivo o favorecedor hacia las empresas).

La cuestión de la reforma de los servicios de prevención se planteó en Italia con el proyecto 'carta 2000', a iniciativa de las instituciones públicas, y también en Francia como resultado del acuerdo entre la patronal y los sindicatos firmado en el otoño de 2000. En Alemania surgió cuando se suscitó la necesidad de cooperación entre los servicios de Inspección de Trabajo, dependientes de las regiones, en el marco de la vigilancia del mercado de equipos de trabajo.

Nuestros colegas portugueses están en este momento reflexionando sobre la evaluación de la actividad de la Inspección de Trabajo, que ya no se basa en un puro enfoque cuantitativo (cifras) sino en evaluar objetivos cualitativos debatidos y fijados previamente con el conjunto de agentes sociales de los sectores interesados. Este enfoque ha inspirado reflexiones en diferentes países, incluída Francia.

La vigilancia del mercado de equipos de trabajo se ha desarrollado en un grupo de países europeos, como Francia o los países nórdicos (Finlandia, Suecia), apoyándose al mismo tiempo en la actividad cotidiana los agentes de la Inspección de Trabajo (visitas a las empresas, cuestionarios) y en un abordaje centralizado de campañas sistemáticas dirigidas a un determinado número de equipos. Este tipo de aproximación posibilita acciones de cooperación entre servicios de Inspeccion de Trabajo de diferentes países.

Por último el debate sobre una inspección generalista o una inspección técnica, me parece que afecta a todos los sistemas de Inspección de Trabajo. Los más técnicos, como es el caso de los países del norte de Europa, se preocupan de reintegrar al campo de sus competencias cuestiones relacionadas con la duración y organización del trabajo, cuyo impacto en la salud es cada vez más reconocido. Paralelamente las Inspecciones de Trabajo más generalistas, como la de Francia, tratan de dotarse de los medios técnicos necesarios (contratando ingenieros o médicos) y ponen en funcionamiento servicios encargados de cuestiones relativas a la prevención de riesgos, tanto a nivel local como nacional.

Paradójicamente, el debate se traslada ahora a escala mundial. Algunos retos en materia de salud y seguridad tienden a desplazarse a ese nivel: las discusiones sobre claúsulas sociales en el seno de la Organización Mundial del Comercio y las 'normas éticas', el debate sobre normas de Gestión de la Salud y Seguridad del Trabajo en el ámbito de la ISO frente a la OIT. Estos temas sitúan en el orden del día el control de la aplicación de las reglas de derecho y esto tiene lugar a nivel mundial al mismo tiempo que en cada país individualmente. La Inspección de Trabajo, y también las organizaciones sindicales, se enfrentarán a estos nuevos retos en los años veniderosÉ 

* Inspector de Trabajo. Ministerio del Empleo y de la Solidaridad.Francia

Imprimir imprimir
Enviar a un compañero/a enviar a un compañero/a
Comentar el artículo comentar el artículo
Portada12DOSSIER
artículo siguiente artículo siguiente
artículo anterior artículo anterior
Sumario sumario